Tu mejor esfuerzo

limites-de-padres

En cierta ocasión, un señor estaba podando el jardín de su casa y a unos cuantos metros observo que había una piedra muy grande…

Al ver a su hijo jugar, le pidió ayuda, y señalando le dijo:

Hijo, ¿puedes mover, por favor, aquella piedra que está en la esquina de nuestro jardín?

Y el niño, con agrado al saber que iba a ayudar a su papa, contesto que sí.

Presuroso por esta importante tarea, se acercó a la piedra y la empujo con sus manitas, como vio que no podía mover la piedra, le dijo a su papa:

Papa, no puedo mover la piedra.

Y el papa le respondió:

Hijo, haz tu mejor esfuerzo.

Después de estas palabras, el niño con más ánimo, trato de empujar la piedra con su cuerpecito. Al saber que su esfuerzo era vano, una vez más le dijo a su papa:

Papa, no puedo mover la piedra.

Hijo, haz tu mejor esfuerzo.

El niño se puso a pensar y se le ocurrió una idea. Fue por una palanca y trato de mover la piedra. Al mirar que ni así podía mover la piedra. Se dirigió a su papa enjugando las lágrimas con sus manitas.

El papa al verlo así, en un tono de ternura y a punto de darle una gran lección le expreso:

Hijo, te dije que hicieras tu mejor esfuerzo.

¿Cómo, papa? – le cuestiono el niño.

Tu mejor esfuerzo radica en pedir ayuda. Y no me la has pedido.

Cuando no puedas hacer algo, después de muchos intentos,

REALIZA TU MEJOR ESFUERZO.

piedra