si el miedo te pasa por la cabeza

Spread the love

El miedo a la oscuridad hizo que inventáramos la bombilla; el miedo a la enfermedad hizo que

Descubriéramos la medicina; el miedo a la soledad hizo que buscáramos compañía. Ves cómo el

Miedo es una poderosa fuente de progreso

Si en el 99 % de las ocasiones que piensas que te vas a morir o que algo malo te va a pasar, no te pasa nada,

¿No resulta mejor pensar que no debes tenerle miedo a la muerte y a lo que te agobia?

El mayor placer que engendra el miedo es el placer de vencerlo. No es evitarlo, no es obsesionarte con él, no es luchar contra él; es hacerte más grande para que el miedo no importe.

Si el miedo se te pasa por la cabeza, ten la precaución de que no se te pase por la lengua.

El miedo es una enfermedad sutil y destructiva; una enfermedad que mata sueños y esperanzas; Una enfermedad que te envejece y te envía al hospital; una enfermedad que te paraliza para hacer Cosas que sabes que puedes hacer, pero que no haces. Y reconociendo eso como verdad, nos preguntamos entonces: ¿cuál es el beneficio del miedo realmente? ¿Qué beneficio tiene renunciar a sí mismo y a todo lo que puedes hacer, a no enfrentar tu vida y tomar las riendas de ella? Hay quienes no quieren cometer errores; hay quienes quieren que todo funcione bien desde la primera vez; hay quienes quieren agradar a todo el mundo. Y eso no va a ocurrir. Cometeremos errores, vas a herir sentimientos y tendrás enemigos. El miedo es algo falso que parece real; es una ilusión que creamos en nuestra mente; un estado mental, que por cierto puede ser cambiado. ¿Pregúntate si estás satisfecho con la vida que tienes? ¿Es lo que quieres? ¿O te gustaría vivir algo mejor que eso? ¿Crees que tienes más para hacer? Y por favor no te conformes al responder; no se trata de decir que hay gente peor que tú y que incluso no tienen que comer. Seguro tienes un propósito más grande en el que tienes que trabajar; que hay algo más grande que la vida tiene preparado para ti. Empieza por vigilar tu conversación interna; estar consciente de los diálogos que se producen dentro de ti. En muchas ocasiones, lo único bueno que oirás sobre ti, es lo que te digas a ti mismo. El miedo limita tu visión y baja tu autoestima. El miedo es lo que mantiene a las personas haciendo lo que no les gusta hacer. Por eso continúan en sus trabajos; por eso continúan en relaciones sentimentales que los perjudican. No se ven en otro escenario, ni con una actividad diferente ni con una persona distinta. Están paralizados, por miedo. Creen que eso es todo lo que pueden hacer, que esa vida fue la que les correspondió vivir o que simplemente es la vida que se merecen y pueden tener.

En un mundo como el de hoy, no hay mayor mérito que tener la valentía de ser tú mismo, con lo que ello implique.

Las cosas en la vida no llegan cuando uno las quiere; llegan cuando uno las necesita. Quizás necesites motivaciones más grandes para que el miedo ni cuente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *